miércoles, 21 de febrero de 2018

RECETA FERMENTADOS: TÉ KOMBUCHA - EL ELIXIR DE LA ETERNA JUVENTUD

El té de kombucha se consumía en China hace miles de años. No es exactamente un hongo sino una simbiosis de levaduras y microorganismos, y de aspecto gelatinoso.

El té de kombucha se consigue preparando primero una infusión de té edulcorado, y fermentando después en esa infusión una colonia de microorganismos (colonia kombucha, compuesta por Bacteriun xylinum y levaduras). Esta bebida infinidad de propiedades curativas, y a diferencia de los otros tipos de kéfir se comercializa embotellado. Aunque se puede adquirir en herbolarios, la mejor opción es hacerlo casero.

Un dato muy importante, a tener en cuenta cuando se prepara té de kombucha es que se puede crear moho, que puede ser peligroso. Si el color del kombucha es claro, puede que tenga moho,  así que lo mejor es esperar unos días, y si al cabo de unos días aparece una pelusilla en la superficie del té,  entonces sí que es moho, y lo mejor es deshacernos de esta kombucha y conseguir otra, para empezar de nuevo el cultivo. Lo primero que hay que conseguir es que esto ocurra, con mucha higiene y haciendo un preparado más ácido, esto se consigue añadiendo al arrancador unas cucharaditas de vinagre destilado, ya que en un medio más ácido el moho no se puede desarrollar. Una vez añadido el arrancador ácido, el tiempo de fermentación puede ser dependiendo de la temperatura ambiente de 10-12 días en invierno y 7-8 días en verano. También dependiendo del gusto de cada uno, si te gusta más ácido se pude dejar más días, si se quiere más dulce menos días. 

En el cultivo madre del kombucha se encuentran bacterias del reino animal y levaduras del reino vegetal. El cultivo madre se reproduce replicándose en cada elaboración del té fermentado, se forma una nueva membrana en la superficie, que va engrosando y puede hundirse al fondo del recipiente.

Entre las bacterias presentes en el kombucha podemos encontrar las siguientes: Acetobacter xylinum, A. xylinoides, A. gluconicum, A. ketogenum, A. pasteurianum, Gluconobacter bluconicum.

Entre las levaduras presentes en el kombucha podemos encontrar las siguientes: Pichia fermantans, Kloecera apiculata, Saccharomycodes ludwigii, Schizosaccharomyces pombe, S ludwigii, entre muchas otras.

PREPARACIÓN

Primero se hace una infusión del té que se desee (entre 5-10 minutos dependiendo del té). Cuando más tiempo se deja el té, más tanino se extrae, y el resultado será también más amargo. Es importante que todos los utensilios para preparar el té estén escrupulosamente limpios. Si las ollas utilizadas no se usan exclusivamente para preparar el té para el kombucha, es recomendable hervir un poco de agua en ellas con su tapa y desecharla.

 Se prepara el té en una tetera con agua caliente, vertiendo agua hirviendo y se deja reposar de 5 a 10 minutos (dependiendo de cada té)

Después de que la infusión se ha preparado y filtrado, se agrega el dulce elegido que deberá quedar bien disuelto. Lo mejor es echarla en la infusión de té inmediatamente después de filtrarla, cuando aún está muy caliente.

Jamas dejaremos este sustrato con o sin endulzar durante muchas horas sin realizar el paso siguiente de agregar el arrancador ácido para protegerlo de contaminaciones y de la oxidación.

Pasamos la infusión al recipiente fermentador y esperamos hasta que se enfrié por debajo de 28ºC. Para agilizar el enfriamiento se puede poner el recipiente fermentador con el té filtrado y endulzado dentro de un barreño con agua fría.Y para oxigenar el sustrato removerlo con una varilla o unos palillos chinos, lo que también acelerará más el enfriamiento. Una buena oxigenación sobre el cultivo es fundamental. La bebida estará lista antes en un recipiente bajo y ancho que en uno alto y estrecho.

Una vez alcanzada la temperatura correcta, agregar un 10% del té fermentado anteriormente, bien ácido, por cada litro de agua. O un cuarto de taza de vinagre blanco destilado o de manzana hervido en su defecto (Este aporte de té fermentado o vinagre baja el ph del medio de intercambio consiguiéndose una acidez apropiada, para acelerar la fermentación y ayudar a la Kombucha a protegerse de microorganismos ajenos al cultivo)

Se coloca la Kombucha con la parte brillante hacia arriba (es recomendable si se consigue una madre, que siempre flote para poder retirar las capas de abajo más viejas, de vez en cuando).  Se tapa la entrada del recipiente con un paño fino de lino o algodón, que deje pasar el aire pero no el polvo, insectos, etc…

El tiempo necesario para obtener una buena madre de kombucha es de al menos 15 días a una temperatura ambiente de alrededor de 23ºC. Después de este tiempo se obtendrá una bebida bastante ácida. La acidez es lo que hace saludable y medicinal a esta bebida. Es importante dejarlo esos días y que se note bien ácido, ya que si se acorta el ciclo, el desarrollo de las bacterias se reduce, mientras las levaduras son fomentadas, y a la larga el cultivo se debilita. Si se prefiere una bebida más dulce, se puede dejar 7 días, obteniendo una bebida de sabor parecido a la sidra, y hacer el cultivo de 15 días por un lado, y la bebida de 7 días por otro, en recipientes distintos para no debilitar el cultivo.

El tiempo de fermentación estará influenciado por la temperatura, la cantidad de cultivo, la forma del recipiente…

La experiencia de su consumo nos mostrara las proporciones de cultivo adecuadas a utilizar en cada caso y el resto será desprendido manualmente para ofrecerlo, guardarlo o desecharlo.

Pasado el tiempo de fermentación se saca la bebida pasándola por un tamiz no metálico o de tela. Hay que guardar un 10% sobre la cantidad que se quiera hacer de nuevo y es mejor que sea de lo primero que se saca porque en la parte superior esta mas equilibrado en bacterias formadoras del cultivo y de los ácidos beneficiosos. Esta porción de bebida será el arrancador para la siguiente tanda que pondremos con el cultivo.

Si la bebida se saca todavía dulce es necesario que esta porción para arrancador siga acidificándose unos días junto al cultivo de kombucha y de esta manera aseguramos la calidad de la siguiente tanda.

Para lavar la kombucha es mejor usar agua sin cloro o sumergirla en el te fermentado antes de colarlo. Si se usa el agua directa del grifo hay que tener cuidado de que no este caliente por encima de 35ºC. En este caso devolveremos el cultivo al líquido arrancador lo mas rápido posible para que no pierda mucha acidez.

Es habitual que se forme una membrana gelatinosa cuando la bebida reposa unos días. Por lo que si da asco habrá que botar la bebida intercalando un colador sobre el vaso.

Si la intención es hacer la bebida mas gaseosa no hay que lavarlo y se puede en este caso dejarlo en el fondo dejando la cantidad adecuada de arrancador sin filtrarla.

Colar o no colar el té fermentado es opcional. Aunque encontremos fibras oscuras y sedimentos de aspecto raro se trata del propio crecimiento y establecimiento de la levadura residente, básicamente.

La bebida se guarda en botellas tapadas al fresco o en la nevera durante una semana e incluso más. La fermentación aunque mucho más ralentizada continua incluso con el frío, llegado un punto en la fermentación, la producción de gas se detendrá, por eso es importante utilizar un tapón de corcho para evitar que se pueda romper la botella de cristal.

Todo el procedimiento se puede repetir continuamente o dejar el cultivo reposar en una buena cantidad del te fermentado haciéndose vinagre para usarlo cuando sea oportuno.

Aunque no es necesario limpiar siempre el recipiente es mejor enjuagarlo cada vez y así evitar el uso de detergentes en la medida de lo posible. El mejor limpiador para el recipiente y los utensilios es el mismo vinagre de kombucha 8 que se obtiene dejando una cantidad del te fermentado durante un mes o más en un recipiente o botellas de boca grande tapado con un trozo de tela o papel y una goma) mezclado con agua caliente o fría. Es adecuado asignar un cultivo extra para la producción de vinagre de kombucha. Se puede usar otro vinagre como el de vino, pero si no es biológico habría que hervirlo primero con el agua. 
Recetas realizadas en la Showcooking que se hizo en La Biotika el 18 de enero de 2017PRÓXIMO TALLER DE FERMENTADOS EL 10 DE MARZO DE 2018: http://labiotika.es/doc/actividades/taller_fermentados.html
MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TALLERES: http://labiotika.es/doc/actividades.html

viernes, 16 de febrero de 2018

RECETA FERMENTADOS: TEPACHE, BEBIDA FERMENTADA DE PIÑA

Cómo preparar Tepache, bebida de piña fermentada
El Tepache es una bebida tradicional de Méjico, muy saludable, pues es probiótica; ayuda a restaurar los microorganismos beneficiosos de nuestro tracto digestivo, que ayudan a hacer una buena digestión y al sistema inmunitario. El tepache es muy sencillo de hacer, se hace con la cáscara, la pulpa y el zumo de la piña, también se puede hacer con otros tipos de fruta como manzana y naranja…

INGREDIENTES
1 piña entera madura
4 litros de agua mineral
450 gr de panela (azúcar de caña)
1 rama de canela
5 clavos
1 lata de cerveza light
PREPARACIÓN
Se lava muy bien la piña y se corta en cuadraditos con la piel. Poner el agua, la panela, la canela y los clavos en una olla grande. Hervir a fuego alto. Una vez haya hervido, reducir al fuego lento durante unos 10 minutos hasta que toda la panela se haya disuelto. Retirar del fuego y añadir la piña. Cubrir la olla y dejarla reposar durante uno o dos días. Para que fermente tiene que estar a temperatura de 20º a 30º Después de los 2 o 3 días se añade la cerveza light y se deja reposar por otras 12 horas. Colar el líquido a través de un colador de tela y dejar en la nevera a enfriar. Se toma frio y es ideal para verano. Se puede guardar durante 3 días en la nevera. 


Hay que tener cuidado porque si
se deja fermentar por más tiempo, se puede convertir en una bebida alcohólica y después en vinagre.


Los microorganismos asociados con el producto incluyen al Bacilo Sutbtilis, Torulopsis insconspicna, Saccharomyces cerevisiae y Candida queretana. 
Estos microorganismos residen en la cáscara y pulpa de la fruta madura (por eso siempre preferiremos fruta sin tratar con antifúngicos)
Recetas realizadas en la Showcooking que se hizo en La Biotika el 18 de enero de 2017PRÓXIMO TALLER DE FERMENTADOS EL 10 DE MARZO DE 2018: http://labiotika.es/doc/actividades/taller_fermentados.html
MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TALLERES: http://labiotika.es/doc/actividades.html

miércoles, 14 de febrero de 2018

RECETA FERMENTADOS: Yogurt y Queso vegano de anacardos

Para fermentar yogures naturales a partir de leches vegetales, se utiliza el  “aguaenzimática” o el “rejuvelac” también sirve como cultivo el “agua de kefir”. El proceso que a continuación enseñaremos, da como resultado un yogur líquido y un queso fresco espectaculares, y ello, a través de una fermentación natural.

EL AGUA ENZIMÁTICA

Primero tenemos que hacer el “agua enzimática”. Se puede hacer con semillas integrales de centeno o de trigo duro. Funciona solo con cereales integrales, si no es integral la semilla no germina.

INGREDIENTES AGUA ENZIMÁTICA

Para hacer un litro de agua enzimática se necesitan 100 gramos de semillas de cereal integral (centeno o trigo duro). Dependiendo de la temperatura media de nuestro hogar, la semilla germinará en dos o en cuatro días. 

ELABORACIÓN

Una vez han germinado los 100 gramos de semillas, cuando muestran el primer brote, se ponen en un tarro de cristal limpio con un litro de agua y se le pone un paño de lino o algodón como tapa. Se deja reposar a temperatura ambiente durante 24 horas y ya obtenemos el agua enzimática. El agua enzimática es un agua de color grisáceo que al olerla muestra un olor especial a fermentado, y al agitarla salen burbujas. Se cuela y se reserva para hacer el yogur y el queso.

CONSEJOS Y ALTERNATIVAS

El agua enzimática se puede usar como cultivo para hacer yogures y quesos. También hay quien la mezcla con zumos de frutas para hacer refrescos probióticos naturales. El “agua enzimática” se puede congelar. Pero antes de hacer utilizarla como cultivo, debéis dejarla reposar hasta que alcance la temperatura ambiente de vuestra casa, el frío aminora considerablemente su efecto. Las semillas germinadas se pueden reutilizar para hacer otro litro de agua enzimática. Para ello hay que dejarlas reposar 24 horas y repetir el proceso al día siguiente. Sólo se puede hacer esto una sola vez, al hacerlo más veces el agua enzimática no tendrá el mismo poder de fermentación. Por último, las semillas germinadas se pueden comer  por ejemplo en una ensalada, ya que una vez germinadas, las semillas multiplican su valor nutricional.

YOGURT Y QUESO VEGANO DE ANACARDOS

Hacerlo con anacardos ya que es el fruto seco que mejor resultados da.
INGREDIENTES
- 200 gramos de anacardos (se puede poner más, pero no menos!)
- 1 litro de agua enzimática Ver aquí como se elabora
una pizca de sal
- piel de limón
- 2 dátiles (para la gente dulzona, yo lo hago sin)

ELABORACIÓN
- Se pone el agua enzímatica en un recipiente.
- Se ponen los demás ingredientes en el vaso filtrante y se bate aproximadamente durante 2 minutos.
- Se suelta el vaso filtrante y con ayuda del mortero, se prensa la pulpa para extraer las últimas gotas.
- El yogur líquido se pasa a una botella, se deja reposar 10 minutos a temperatura ambiente, se tapa y se mete en el frigorífico. Antes de tomarlo tenemos que agitarlo. 
- Con la pulpa haremos el queso fresco. Se saca la pulpa a un tarro y se cubre con un paño de algodón o lino para que transpire. La dejamos a temperatura ambiente (20ºC) durante al menos 12 horas para que fermente bien, si vivimos en sitios de mucho calor quizá con 8 horas sea suficiente.
- Una vez pasado el tiempo de reposo se le quita el paño. Asimismo, está buenísimo pero podeís mejorar su textura y sabor mezclándolo con ajo bien picadito, hierbas arómaticas al gusto (también picadas muy pequeñitas), especias, un poquito de aceite, unas gotas de limón, tahín…
CONSEJOS Y ALTERNATIVAS
El yogur dura entre 3 y 5 días dependiendo de la temperatura de nuestra nevera. El queso fresco tiene la misma caducidad, pero si le añadimos limón, y/o sal, y/o aceite, y/o especias, y/o una cucharadita de tahín (pasta de sésamo o ajonjolí) nos durará de 7 a 10 días.

Recetas realizadas en la Showcooking que se hizo en La Biotika el 18 de enero de 2017
PRÓXIMO TALLER DE FERMENTADOS EL 10 DE MARZO DE 2018: http://labiotika.es/doc/actividades/taller_fermentados.html
MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TALLERES: http://labiotika.es/doc/actividades.html

lunes, 12 de febrero de 2018

RECETAS VEGANAS PARA INVIERNO: FLAN DE MIJO Y ALMENDRA CON AGAR – AGAR

Las personas veganas necesitan una carga de energía extra para afrontar el duro y frio invierno, por eso en este taller aprenderemos recetas para calentar el cuerpo por dentro y así fortalecer el sistema inmune en invierno, esto nos ayudará a evitar los resfriados y la gripe

Ingredientes  (4 personas)
½ taza de mijo  (unos 130 g) en remojo al menos 12 horas)*
2, 5 veces el volumen de mijo de agua
250 ml. De zumo de manzana
2 cucharaditas de agar – agar
1 cucharada de Kuzu, diluido en 2 – 3 de agua
½ cucharadita de canela en polvo, cardamomo
2 cucharadas de almendra molida
Ralladura de limón
1 cucharada de sirope

*para mejorar la digestibilidad y asimilación de los nutrientes, remojar el mijo durante 12 h. en agua tibia con un chorro de zumo de limón

Procedimiento
1. Escurrir el mijo del agua del remojo, lavar bien y escurrir.
2. En una cacerola poner a calentar el agua. Cuando hierva, añadir el mijo, una pizca de sal marina y tapar. Bajar el  fuego al mínimo y cocer durante 20 minutos hasta que el agua se haya consumido.
3. Calentar en otro cazo el zumo de manzana y cuando rompa a hervir,  añadir el agar. Cocer a fuego medio 7 u 8 m., removiendo para disolver el agar.
4. Añadir el kozu al zumo de manzana caliente, sin dejar de remover hasta que el liquido espese un poco.
5. Añadir el mijo cocido, la canela, cardamomo, la almendra, la ralladura de limón y el endulzante. Remover bien y verter en flaneras. Dejar templar antes de servir.

Variantes:
(se pueden añadir otras especias, clavo, jengibre,  o hacer una versión salada con caldo de verduras, cúrcuma, tamari.. )


Receta realizada en nuestros Talleres de Cocina Vegana: labiotika.es

domingo, 11 de febrero de 2018

RECETAS VEGANAS PARA INVIERNO - Minestrone verde con pesto de rúcula

Las personas veganas necesitan una carga de energía extra para afrontar el duro y frio invierno, por eso en este taller aprenderemos recetas para calentar el cuerpo por dentro y así fortalecer el sistema inmune en invierno, esto nos ayudará a evitar los resfriados y la gripe

Versión de la sopa clásica italiana con hortalizas verdes
Ingredientes 6 personas
•1 Puerro grande en rodajas
• 1 tallo de Apio en lunas
•1, 25 litros de caldo vegetal
•300 g. de alubias blancas cocidas
•1 calabacín pequeño
•125 g de judías verdes 
•115 g de guisantes 
•80 g. de col 
•Laurel, tomillo, albahaca picada, Orégano 
Rúcula fresca
50 g. de piñones tostados
1 cucharadita de ralladura de limón
Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1. En una olla ponga a calentar aceite a fuego bajo. Cuando esté caliente añada el puerro y saltear hasta ablandar. Agregar el apio y ajo,( opcional).
2. Añadir el caldo, la hoja de laurel, la rama de tomillo, guindilla (opcional) y las alubias. Tapar la olla y dejar cocer 15 minutos.
3. Agregar el calabacín, las judías verdes, la albahaca picada, los guisantes, la col y el orégano. Cocer unos minutos hasta que las verduras se ablanden. Salpimentar al gusto.
4. Preparar el pesto, en una picadora poner la rúcula, los piñones, y la ralladura de limón, batir hasta conseguir una consistencia homogénea. Añadir aceite de oliva hasta integrarlo con la picada anterior. 
5. Dejar reposar unos minutos, repartir la sopa en cuencos y corone cada cuenco con una cucharadita de pesto. Servir caliente.



Receta realizada en nuestros Talleres de Cocina Vegana: labiotika.es

jueves, 8 de febrero de 2018

RECETA FERMENTADOS: Rejuvelac, el líquido rejuvenecedor que puedes preparar en casa

Entre los alimentos saludables que cuidan de nuestra salud intestinal tienen un lugar destacado los alimentos probióticos. El Rejuvelac es un probiótico es un agua enzimática que se elebora mediante la fermentación de trigo en grano en agua. Los probióticos son alimentos vivos, desintoxicantes y purificadores. 

Con Rejuvelac se puede eleborar recetas de yogourt vegetal y queso vegetal a partir de leches vegetales. La leche se convierte en yogur gracias a los fermentos que cambian su consistencia. Y por la misma razón, la pulpa sobrante se convierte en queso. 

Este queso y yogur son cultivos vivos de bacterias benéficas para nuestro organismo, de enzimas intactas y de vitaminas B, C y E. Por lo tanto, ayudan a hacer la digestión, a la eliminación de toxinas y potencian nuestro sistema inmune.

El rejuvelac, también conocido como agua de vida, agua purificadora o agua enzimática, es un potente rejuvenecedor y restaurador de salud ya que contiene todos los componentes en donde ha germinado vida.
Es una bebida llena de probióticos que también se utiliza en la comida vegana para fermentar quesos, hacer limonada o tomar en jugos.

El rejuvelac es un fermento que proviene de la germinación de diversas semillas como alfalfa, trigo, cebada, quínoa entre otras.
Por ser un fermento, es un  alimento pre digerido; esto quiere decir que las proteínas ya están descompuestas en aminoácidos y los carbohidratos en azucares simples como dextrinas y sacarinas: nutrientes que son rápidamente asimilados por el cuerpo con poco gasto de energía.

El fenómeno de fermentación es posible gracias a las enzimas. Cuando cocinamos los alimentos muchas enzimas se pierden y por eso el trabajo del intestino se recarga generando trastornos digestivos.

¿Cuáles son los beneficios del Rejuvelac?
  • Regula la digestión porque ayuda a digerir los alimentos gracias al alto contenido de enzimas.
  • Es un gran reductor de flatulencias.
  • Mantiene el colon limpio y sano porque estimula el crecimiento de bacterias benéficas para el intestino como lactobacilos bífida, que a su vez eliminan toxinas, impiden el crecimiento de bacterias dañinas, producen ácido láctico y vitaminas del complejo B.
  • Fortalece el sistema inmune para proteger el cuerpo de enfermedades.
  • Desinflama el sistema digestivo. Útil para calmar la colitis, gastritis y pesadez.
¿Cómo preparar el Rejuvelac?
1. Remoja durante 10-15 horas la semilla que se prefiera en un frasco de vidrio. Esta puede ser: lenteja, frijol mungo variedad blanda, ajonjolí, chan, garbanzo, frijol, chía, centeno, arroz o avena. Te recomendamos utilizar un frasco de vidrio especial para germinados que permita la correcta ventilación y drenaje del agua. Así evitarás malos olores o que se contamine.
2. Luego de las 10-15 horas, escurre el agua sin enjuagar, cubre el frasco con una tela y deja germinar durante 2 a 3 días. Pasado este tiempo, añade agua limpia; 3 veces la cantidad de semillas germinadas. Cubre el frasco de nuevo con la tela y deja en reposo a temperatura ambiente durante 24 horas.
3. Finalmente, escurre el líquido o rejuvelac que contiene toda la potencia de las semillas que… ¡ya está listo para disfrutarse!
Puedes guardarlo en refrigeración para tomarlo cuando desees y para usar en jugos, diversas recetas o mascarillas que te explicamos a continuación.
Agrega agua a las semillas que quedaron en el frasco y en 24 horas tendrás, nuevamente, rejuvelac.

Cuando su sabor este muy ácido y con olor desagradable es mejor tirar el líquido, las  semillas y volver a hacer el procedimiento. Si tu rejuvelac tiene mal olor se puede deber a varias razones: temperaturas altas a la hora de la fermentación (más de 25 grados Celsius), semillas viejas o un contenedor o agua sucia.

Recetas realizadas en la Showcooking que se hizo en La Biotika el 18 de enero de 2017
PRÓXIMO TALLER DE FERMENTADOS EL 10 DE MARZO DE 2018: http://labiotika.es/doc/actividades/taller_fermentados.html
MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TALLERES: http://labiotika.es/doc/actividades.html

miércoles, 7 de febrero de 2018

RECETAS MACROBIÓTICA - PREPARACIONES PARA NUTRIR NUESTRA SANGRE - CURSO ENERO 2018

Recetas del taller de macrobiótica, que tuvo lugar en La Biotika el domingo 28 de enero.



MOCHI Y NORI
Ingredientes:
Mochi de arroz integral, mochi de arroz integral con artemisa, alga nori, aceite de sésamo, salsa de soja.
Preparación:
1) Freir el mochi + salsa de soja.
2) Tostar el alga nori.
3) Montar los daditos y espolvorear Té Matcha.


FUSILLI CON TOFU FRITO Y AGUACATE
Ingredientes:
Fusilli Integral, tofu, aguacate, limón, cebolla, sal marina, aceite de sésamo tostado, ajo negro, albahaca fresca, salsa de soja.
Preparación:
1) Pochar la cebolla con el ajo negro, aceite de sésamo tostado y sal. 30 min.
2) Saltear el tofu con la salsa de soja.
3) Cocer la pasta.
4) Montar el plato con la pasta (aceite + salsa de soja), la cebolla, el tofu, el aguacate y la albahaca fresca.




MOUSSE DE ALGARROBA Y AVELLANAS
Ingredientes:
Leche de arroz, crema de algarroba, avellanas, ralladura de naranja, coco rallado, kuzu.
Preparación:
1) Calentar leche de arroz con crema de algarroba y mezclar bien.
2) Diluir el kuzu con un poco de agua fría y añadirlo a la mezcla de arroz y algarroba.
3) Remover hasta que espese.
4) Servir y decorar.

Pablo Martín Rivera
Macrobiótica - Nutrición Energética Consciente
Colaborador y consultor de Macrobiótica en La Biotika 
www.labiotika.es

macrobiotica@labiotika.es